shelley

La autora

La infancia del prodigio

Mary Wollstonecraft Godwin era una adelantada a su tiempo, y la que regalaría a la humanidad con un género que adoramos: la ciencia ficción. Era hija de la filósofa y escritora feminista Mary Wollstonecraft y del filósofo, novelista y periodista William Godwin. A los dieciséis años, la mandaron a vivir con la familia disidente del radical William Baxter, en Dundee, Escocia. Escribió a Baxter: Estoy ansioso de que ella crezca, como filósofa, o incluso como escéptica. No sabía hasta qué punto sus palabras iban a tornarse proféticas. En la introducción de Frankenstein  (1831) Mary escribiría: Imaginé este libro allí. Fue bajo los árboles que rodean la casa, o en las desiertas laderas de las montañas cercanas, en donde tuvieron lugar mis primeras ideas genuinas y los primeros vuelos de mi imaginación. Fue en Escocia donde conoció al poeta Percy Shelley, de quien adoptó el apellido por el que la conocemos.

Beware; I am fearless, and therefore powerful

Mary Shelley inventó lo que hoy conocemos como ciencia ficción. Escribió sobre los límites de la ciencia y la humanidad mucho antes que nadie, con historias cortas como Valerio, el Romano reanimado o El mortal inmortal. Menos conocidas son el resto de sus novelas, de las cuales, la apocalíptica y visionaria El último hombre, en la que narra las secuelas de una pandemia mundial. Pero su opera magna, su rubrica en el libro plúmbeo de la humanidad, es su desgarradora Frankenstein o el moderno Prometeo, adaptada al cine cientos de veces y es considerada un referente de la literatura universal. Al parecer, durante un verano en casa de Lord Byron, la humedad y la lluvia incesante los obligó a pasar días encerrados en la casa. Las conversaciones sin duda interesantísimas conversaciones entre los tres artisas versaban sobre los experimentos del filósofo del siglo XVIII Erasmus Darwin, del cual se decía que había animado materia muerta, y por tanto de la idea de devolverle la vida a un cadáver o a distintas partes del cuerpo. Ello, alimentado con historias de horror del folclore alemán llevó a la iniciativa de que cada uno escribiese su propia historia sobrenatural. Mary Godwin soñó con Frankenstein, y luego hizo historia.

Más autoras

#LeoAutorasOct está a muy poco de concluir, pero ojo, no significa que debas dejar de leer autoras. Ni de recomendarlas. Sigamos con la visibilización, con la concienciación y construyamos poco a poco un mundo mejor. Si quieres leer sobre otras autoras, puedes ver en este mismo blog:

También puedes ver mi anterior post sobre autoras españolas de fantasía y ciencia ficción, que escribí el día de las autoras. También te puedes pasar por la página oficial de #leoautorasoct.

 


Autora del artículo: Dana Miri
Primyr de Recursos de Liberys
Marciana, feminista y ávida lectora.