Continuamos hablando de los objetos menos conocidos (y menos populares) del sistema solar. Hay miles y millones de objetos dando vueltas por ahí. Muchos tan cerca de ti que te daría escalofríos pensar en un pedrolo espacial que amenaza tu hogar. Pero hoy no vamos a hablar de eso, hoy trataremos los Planetas Enanos, un tema tan polémico como fascinante.

Ceres, el planeta que luego fue asteroide que luego fue planeta

ceres

Ceres y sus dos manchitas

Posiblemente no conozcas Ceres, o quizás lo conozcas desde hace relativamente poco tiempo. Eso es porque Ceres ha mutado su categoría dos veces. Cuando se le descubrió, en el año 1801, obtuvo la categoría de planeta. Sin embargo, al estar emplazado en el cinturón de asteroides y descubrirse muchos más cuerpos próximos a él, se le rebajó a la triste categoría de asteroide, y durante siglos fue el asteroide más grande del cinturón. Ostentando ese dudoso honor llegó hasta el año 2006, cuando se creó la categoría de Planeta Enano, dedicada especialmente para Plutón, y con ella le vino el reconocimiento a Ceres. Es el único planeta enano encerrado por la órbita de Neptuno y se merece un reconocimiento.

Con un diámetro de 945 km, se cree que es un protoplaneta que no contó con suficiente acreción como para terminar de formarse. Su superficie es equivalente a Argentina. La sonda Dawn de la NASA orbitó Ceres en marzo de 2015 y fotografió dos extraños destellos dentro de un cráter. La polémica estaba servida: los conspiranoicos hablaban de extraterrestres, de naves espaciales o de civilicaciones viviendo en Ceres, los científicos y la razón hablaban de criovolcanismo y/o degasificación.

 

Plutón, el pequeño y distante noveno planeta

otro

Plutón en todo su esplendor

El pequeño planeta, el que desde muy pequeños nos aseguraron que era el más lejano de todos y por ende el más misterioso, fue descubierto por Clyde Tombaugh en 1931. La mitología en torno al pequeño Plutón es muy escasa, aunque el escritor norteamericano H. P. Lovecraft se aseguró de incluirlo en sus mitos, renombrándolo Yuggoth y plagándolo de criaturas innombrables que acechaban la azul y paradisíaca Tierra.

Será todo lo pequeño que queráis (2400 km de diámetro), pero tiene cinco lunas: Caronte, Nix, Hidra, Cerbero y Estigia. Aunque la razón más importante por la cual hubo que reclasificarlo a él y a mucho más es que si a Plutón lo acercásemos al Sol hasta, digamos, la órbita de Marte, le crecería cola y se convertiría en un cometa. Su órbita es tan irregular e inclinada, que rebasa la de Neptuno, llegando a estar más cerca del Sol que este último. Con el tiempo, dimos cuenta de la existencia de más objetos en el vecindario orbital de Plutón, algunos incluso más grandes, de modo que a la pregunta de ¿Cuántos planetas tiene el Sistema Solar? No podemos dar una respuesta clara ni concisa.

No fue hasta el año 2015 que no tuvimos una imagen clara del planeta enano, y fue gracias a la sonda New Horizons que pudimos apreciar los hermosos detalles de su relieve, así como los de su satélite más grande, Caronte. Y fue ahí cuando los cartógrafos se pusieron las botas nombrando accidentes geográficos como: La Región de Cthulhu, La Mácula de Mordor, El Cráter Balrog…

 

 


Autor del artículo: Paules Egra
Primyr de Ciencia de Liberys
Planetólogo y en mi (exo)mundo.