El mito de Marte

Schiaparelli

El mapa de Schiaparelli

Marte tiempre ha tenido un cierto misticismo en nuestra cultura. En 1877, el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli esbozó el primer mapa detallado de Marte. En estos mapas, Schiaparelli había plasmado unas formaciones que denominó canali. Se supuso que estos canali eran líneas largas y delgadas en la superficie de Marte, a las que él dio nombres de ríos famosos de la Tierra. En 1895, Percival Lowell, un rico astrónomo aficionado, tras observar marte y catalogar sus múltiples ‘manchas’, interpretó los canales descritos por Schiaparelli  como pertenecientes a una menguante civilazación que los usaba para drenar y trasladar el agua de los casquetes polares a las ciudades, más próximas al ecuador. Más tarde se demostró que no eran únicamente ilusiones ópticas. Sin embargo, siempre ha habido una tension especial sobre lo que podemos observar en la superficie de Marte, como La Ciudad o La Cara.

El Marte real

Marte es el último entre el barrio de los rocosos. Es un planeta mucho más pequeño que la Tierra, más o menos la mitad que ésta última. Es también llamado el Planeta Rojo, debido a su composicion de basaltos volcánicos abundantes en óxidos de hierro que le confieren un color rojizo. Posee la montaña más alta de todo el sistema solar, el Olympus Mons, una mole de 27 kilómetros de altura. Y atravesando el ecuador marciano, con una longitud de 2700 km, anchura de 500 km y profundidad de entre 2 y 7 km, el valle Marineris deja al cañón del colorado en una triste zanja.

Un hermano helado

El Planeta Rojo es destacable por varios motivos, entre ellos, se cree que Marte no fue muy distinto de la Tierra una vez. Durante años se sospechó que en Marte había existido agua debido a la observación de formas bastante caracterísicas en la superficie que indicaban antiguos lechos de ríos o similares. En Julio de 2008, la sonda Phoenix confirmaba que las muestras de suelo que tomó contenían agua, y en 2015, la Mars Reconnaissance Orbiter confirmó flujos de agua en las pendientes del cráter Hale. A partir de esto se especula sobre posible vida pasada en Marte.

El posible renacer

Marte es uno de los candidatos para una futura colonización del Sistema Solar, de hecho, es el próximo cuerpo celeste que supuestamente visitará el hombre y se han elaborado muchas teorías sobre su Terraformación, sin demasiado éxito. Sin embargo, Marte no deja de ser un objeto de estudio bastante codiciado.

mars

Martys, terraformado, según Exomundos.

Los sueños de los hijos de Terys

Por último, y no por ello menos importante, Marte ha sido uno de los planetas escenario de las más célebres novelas y películas de ciencia ficción, autores como el celebrísimo Ray Bradbury, cuya colección de relatos Crónicas Marcianas narra una colonización de un Marte muy distinto al real, pero no por ello menos fascinante; Tiempo de Marte de Philip K. Dick o los ciclos Barsoom de Edgar Rice Burrhoughs. También es destacable la trilogía de Marte de Kim Stanley Robinson, que describe un proceso de terraformación a lo largo de tres detalladas novelas. En la novela Exomundos (en la cual yo soy uno de los protagonistas), Martys ha sido ya terraformado y cuenta ya con un gobierno autonómico y una cultura distintiva. Es el lugar de nacimiento de nuestra bloguera favorita, mi amiga Dana Miri.

En cuanto a películas, exceptuando adaptaciones a las novelas previamente mencionadas, tenemos Desafío Total (1990), Misión a Marte (2000) o Planeta Rojo (2000).

 

 


Autor del artículo: Paules Egra
Primyr de Ciencia de Liberys
Planetólogo y en mi (exo)mundo.