Este post va realmente en torno a Wonder Woman y al indiscutible protagonismo que tiene (y poco es) en las películas de DC. Ojo que hay SPOILERS de las tres películas.

 

Previamente, en Themiscyra/Metrópolis/Gotham…

Retomamos los hechos justo después de BvS. Tras esa magnífica aparición de Wonder Woman en el último acto de la película (en mi opinión el mejor momento superheroico de la historia del cine de superhéroes), ella, Batman y Superman se cargan una especie de Doomsday de alto voltaje creado por Lex Luthor. Superman se sacrifica por acabar con la abominación. Según parece ahora la Tierra está indefensa, ahora que “el kriptoniano” ha mordido el polvo.

 

Todo queda entre colegas

La mejor escena de Wonder Woman

De modo que ahora Bruce y Diana se han quedado solos ante el peligro, y están enfrascados en la ardua tarea de reclutar más metahumanos (Flash, Cyborg y Aquaman, los cuales estaban fichados por Lex Luthor, por algún motivo que ignoro o no recuerdo). Bruce se encarga de ir a por Arthur Curry/Aquaman mientras que Diana se encarga de atraer al huidizo ser biomecánico. Cuando creíamos que Flash y Aquaman iban a comerse la película, robando protagonismo al resto, ahí tenemos a Cyborg para sorprendernos. Además, él mismo es parte de la trama.

Bruce está devastado por la muerte de Superman (al igual que el resto de la humanidad) y Diana está adaptándose a tratar con compañeros después de casi cien años de soledad, tras los eventos relatados en Wonder Woman.

 

Un villano muy rockero

Steppenwolf aparece en Themiscyra para llevarse la “Caja Madre”. Un McGuffin que viene en tres fascículos y que tiene el poder de crear/destruir mundos. Steppenwolf, en un arranque de originalidad sin precedentes, quiere destruir la Tierra con la ayuda de sus parademonios: una especie de mosquitos antropomórficos que necesitan una visita urgente al dentista y que huelen el miedo de los humanos. Nuestro cornudo villano consigue su caja y de paso matar a cientos de amazonas en el proceso para volver a largarse. Su propósito: reunir las tres Cajas Madre y convertir la Tierra en su infierno particular.

 

Las Cajas Madre y Cyborg

Según parece hay tres cajas madre. Una en Themiscyra, otra en Atlantis (ahí entra nuestro amigo Arthur Curry/Aquaman) y la tercera estaba enterrada, descubierta por el gobierno y robada por el padre de Cyborg, quien la usa para resucitar a su hijo. Cyborg no está muy contento con la idea, y no está adecuado aún a los poderes que ha adquirido gracias al primigenio objeto. No termina de entender las habilidades y todo el potencial que alberga, y en un principio reniega de lo que hizo su padre. Solo cuando consigue tener una charla con Diana cambia de parecer y se une al grupo de superhéroes.

 

Batman

Este Batman es un poco más tonto que el anterior. De un Batman de edad avanzada, cansado y rabioso como el de la película anterior pasamos a un quejica crónico sin gracia, obesionado con la zurra que le dará Superman si regresa (que regresa, oigan). Repite en esta película un Alfred Jeremy Irons muy contestón y con más sentido común que el (supuesto) mejor detective del mundo, y quien para variar es el que tiene que salvarle el culo. Por último, tengo la impresión de que si quitáramos a Batman de la Liga, pasaría exactamente lo mismo.

 

Wonder Woman

Diana es el alma de esta película.
Esa primera secuencia en el Old Bailey de Londres me hizo saltar las lágrimas de la emoción, y es lo que yo esperaba ver en la película dedicada a la heroína (y por desgracia no vi) y lo que espero que sea en la secuela.
Lo llaman Liga de la Justicia pero debería llamarse Wonder Woman et al. Es la líder indiscutible, la única con cabeza y sentido común, y desde luego la única que es verdaderamente buena e indestructible.
Sin ella no habría Liga de la Justicia, y desde luego es quien termina salvando el mundo. Sin ella, Steppenwolf terminaría por conquistar la Tierra. Echo un poco de menos el leimotif tan característico que nos regalaron Hans Zimmer y Junkie XL en la película anterior, pues le va como anillo al dedo al personaje y a la iconografía general que han creado para este DCU.
Sí tengo un tirón de orejas para los productores y es que aunque Gal Gadot me parece una buena elección, siempre he imaginado a Wonder Woman más musculada, algo como la imagen de la derecha, obra del dibujante Adam Hughes.

 

Aquaman y Flash

Vaya por delante que Jason Momoa es un actorazo, y que la vuelta de hoja que le han dado a uno de los superhéroes más parodiados de la historia. El trasfondo que tiene prometía mucho en los primeros tráilers, recordando a algunos mitos lovecraftianos, pero quedó en apenas diez segundos. Queríamos ver más de él, aunque supusiese media hora más de película. Por otro lado, de Flash sí vemos algo de trasfondo (que al menos a mí, me interesaba muy poco), intentando sacar a su padre de la cárcel. Flash es, sin embargo, el cómico del grupo: el de los chascarrillos, y a pesar de que nos arrancó un par de carcajadas, es un personaje muy maltratado por la adaptación.

 

Superman

Con bigote o sin bigote, siempre pensaré que Henry Cavill es el nuevo Christopher Reeve. Me parece un superman perfecto, tal y como debe de ser el Hombre de Acero: noble, inocente, un poco tonto a veces y casi tan fuerte como Wonder Woman (y antes de que me echéis a los perros, os recuerdo que Kal-El solo es extraterrestre, mientras que Diana es una semidiosa, hija de Zeus).

Veredicto

Me gustó mucho la película. No tiene muchas pretensiones, solo entretener. No hay largos pasajes dedicados a contar historias y a establecer relaciones como ocurría en BvS. No, en la liga de la justicia se pasa directamente a la acción, a las tortas y a los cachivaches de Batman. Al igual que en la película de Wonder Woman, el montaje histórico me pareció sublime y lleno de guiños adorables.

 

 


Autor del artículo: Hestor Valere
Primyr de Cartografía de Liberys
Me gusta ir a la playa y quedarme dormido durante las tormentas estelares.