Ciclo Ciencia de Cine III: Interstellar

¡Hola amigos! Seguimos con este entretenido ciclo de cine en el que analizamos películas desde el punto de vista científico con mejores o peores resultados. Hasta ahora hemos cubierto la película Avatar y El Marciano (Denominada Marte en España). Y hoy voy a dedicarme a una de mis películas de ciencia ficción favoritas: Interstellar. Va a ser difícil sacarle pegas porque es una de las más estrictas desde el punto de vista cientifico: no en vano el asesor científico de la misma es el físico Kip Thorne.

 

Interstellar

Asistimos al declive de la vida en la tierra y al intento torpón y desesperado de la humanidad por sobrevivir, escapar a otros mundos. Seguimos a una misión encargada de encontrar mundos habitables para la humanidad tras una inicial diáspora de exploradores que llevan décadas en el espacio profundo. El viaje se produce a través de un agujero de gusano encontrado cerca de Saturno (guiño indiscutible a la novela 2001: Odisea Espacial) que les lleva a un sistema planetario de otra galaxia. Solo hay un problema, es un sistema binario en torno a una estrella de neutrones y un agujero negro, y tres planetas a visitar: el planeta de Miller, el planeta de Mann y el planeta de Edmunds.

 

Gargantúa

No hay una nota lo suficientemente alta como para calificar lo bien hecho que está el agujero negro. Tanto es así que Kip Thorne escribió un par de artículos científicos acerca de la visualización y representación de un disco de acreción como el que exhibe Gargantúa en la película. La lente gravitacional, las formas y la luz que emite son exactísimos. Es la primera vez en la historia del cine que se representa un agujero negro tan bien, tan como deben de ser. Veredicto: Muy muy buena ciencia

 

El agujero de gusano

La representación del agujero de gusano es muy plausible. Una esfera que transluce las vistas al otro lado del agujero. Nada de un torbellino o un remolino en mitad del espacio. No: una esfera cristalina y constelada de estrellas. ¡Brillante! Veredicto: Buena ciencia

 

El planeta de Miller

El planeta de Miller es el más cercano a Gargantúa, y se dice que orbita en el límite de Roche del agujero negro. Hay que partir de la base de que la ubicación del planeta es muy fantasiosa. Quizás se formó ahí cuando Gargantúa era una estrella pero las fuerzas de marea lo destruirían, o sería un cuerpo geológicamente hiperactivo. Aparte de eso, el concepto de la ralentización del tiempo en la superficie del mismo por causa del campo gravitatorio de Gargantúa es brillante. Nunca habíamos visto una representación del Modelo de Relatividad de Einstein en el cine, y es una delicia observarlo. Como plus, en un mundo atosigado por unas fluctuaciones gravitatorias tan fuertes es probable que las mareas y las olas tuvieran el tamaño de cadenas montañosas, como se ve en la película. Veredicto: Buena ciencia

 

El planeta de Mann

Más alejado de Gargantúa, el planeta helado investigado por el doctor Mann es un mundo muy plausible. Con un pasado posiblemente volcánico y con un clima demasiado frío, al recibir la escasa luz de Gargantúa. Las formaciones nubosas congeladas son algo quizás demasiado fantasioso, pues el hielo es demasiado denso y pesado como para formar estructuras tan poco estables. Además, la escena en la que Mann rompe el casco de Cooper es un poco absurda: el piloto respira el aire del planeta durante cerca de dos minutos y no muere ni sufre secuelas después: tan tóxico no sería. Veredicto: Mala ciencia

 

La maniobra

Hay una escena en la que la Endurance sufre un reventón y se precipita hacia el planeta girando sobre sí misma. La misión de Cooper es adecuarse al giro, acoplarse, decelerar y reinsertarla en la órbita. La forma en que está mostrado el viaje espacial, el movimiento de una nave en el vacío y las posiblidades de maniobra son de un estricto escalofriante (además, la escena quita el hipo). Veredicto: Buena ciencia

 

El problema de Gargantúa

Como decía Neil deGrasse Tyson, un mundo orbitando un agujero negro es una opción horrible para la humanidad. Los rayos X y los peligros que entrañan los agujeros negros terminarían siendo letales. No en vano, al final de la película terminan decantándose por el planeta de Edmunds, que orbita la estrella de neutrones (no menos peligrosa desde el punto de vista de las radiaciones, pero la película ahonda tan poco en esa parte que sería injusto emitir un juicio sin más detalles). Aunque cueste creer que una física como Amelia Brant no se dé cuenta que un agujero negro tan cerca es una mala idea hasta el final de la película, tengo que darle a este apartado un veredicto de Buena ciencia

 

Espaguetificación

No puedes sobrevivir a un agujero negro, lo siento. Las fuerzas gravitatorias que tirasen de tus pies serían millones de veces más fuertes que las que tiran de tu cabeza. Te convertirías en un espagueti. Cooper no habría sobrevivido. Mala ciencia

 

La singularidad

Suponiendo que Coop sobreviviera por alguna mágica intervención de los seres del bulk, lo que hay dentro de la singularidad es un verdadero misterio. No podemos ni llegar a comprender qué podría encontrar nadie ahí dentro. Quizás los seres del bulk crearon ese agujero negro, o lo modificaron para albergar el teseracto. Quién sabe. No lo sabemos, son los límites de la física. Por lo tanto el veredicto es: Neutral

 

Conclusión

Tengo poco que objetar a esta película desde el punto de vista científico. La faceta especulativa está muy marcada, pero no es nada descabellada. Yo disfruté mucho viéndola y creo que acerca conceptos científicos a la gente (como por ejemplo la relatividad general) y eso no tiene precio.

 

 

 


Autor del artículo: Paules Egra
Primyr de Ciencia de Liberys
Planetólogo y en mi (exo)mundo.


3 Comments

Join the discussion and tell us your opinion.

Shedirreply
diciembre 15, 2017 at 12:12 AM

Magnífico artículo, Paules. También es una de mis películas favoritas dentro del género por muchos motivos. Es impresionante la atmósfera que se consigue crear y, añadiendo un análisis psicológico, la facilidad con la que podemos empatizar con los personajes al tener una carga emocional tan intensa. Ciencia y emoción en estado puro. Ha sido un lujo conocer tu opinión como experto. Gracias!!

Ciclo ciencia de cine V: Gravity | Exomundos Blogreply
enero 15 at 08:01 AM

[…] despido no sin antes recordaros que podéis leer aproximaciones parecidas en nuestras entradas de Interstellar, Avatar, El Marciano o la divertidísima crítica que hizo Elly sobre la birriosa […]

Ciclo Ciencia de Cine IV: Armageddon | Exomundos Blogreply
enero 31 at 01:01 PM

[…] de Armageddon. Por si queréis pasaros por entregas anteriores, podéis leer la entrada de Interstellar, Avatar o El […]

Leave a reply