Independence Day

¡Hola espaciales!

Soy Hestor Valere y os traigo otra reseñilla de una película que me gustó mucho: Independence Day, además, os hablaré también de otra que no me gustó nada de nada, Independence Day: Resurgence. He intentado no dejarme llevar por la nostalgia y ni la idealización propia de la niñez: solo valoro las cosas que creo que están bien hechas en la película.

 

Independence Day

Todos conocemos la historia. En verano de 1996 unos extraterrestres (conocidos como langostas) comenzaron a colocar sus naves estratégicamente sobre la superficie de la Tierra ante la atemorizada mirada de la humanidad. Algunos creían que eran hostiles. Otros creían que eran amigos. Los segundos se equivocaban. Tras destruir las principales ciudades del planeta, las langostas se preparan para una invasión a escala global.

 

Los personajes

Quizás una de las cosas que más me gustaron de esta película es lo coral que es. No hay un protagonista claro. Por un lado está el teniente Steven Hiller (Will Smith), que es un piloto de caza en el ejército de tierra de Estados Unidos. También tenemos a David Levinson (Jeff Goldblum), un técnico de antenas que trabaja en lo que parece una estación de televisión; La Primera Dama (Mary McDonell); Thomas Withmore (Bill Pullman), el presidente de los Estados Unidos; Connie (Margaret Colin), directora de comunicaciones de la Casa Blanca y exmujer de David, Russell Case (Randy Quaid), un fumigador borracho que fue abducido por los mismos alienígenas hace años… son muchos personajes repartidos por la historia que se van encontrando y se unen para trabajar bajo una causa común, fruto de la necesidad.

 

Los alienígenas

Una de las cosas más plausibles que se narran en la película es la motivación de los alienígenas. A diferencia de otros ejemplos de cine catastrofista con seres de otros mundos, en esta película los alienígenas quieren recursos naturales. Quieren la Tierra, su aire, su agua y sus minerales. Los humanos les importamos un comino. Y lo triste de todo esto es que es lo mismo que hacemos nosotros con la selva tropical. Las langostas vienen a bordo de una gigantesca nave nodriza que tiene una masa aproximada de la cuarta parte de la Luna, y hace descender unas dos docenas de naves más pequeñas (de un diámetro de 25 km cada una). Cada destructor se posa sobre una ciudad y usa sus armas para arrasarla. Las naves poseen escudos que les protegen de disparos y explosiones (y el momento en que esto se descubre es una de las secuencias más impresionantes de la historia del cine de ciencia ficción).

 

La solución

Es cierto que la idea con la que dan para acabar con los escudos y destruir las naves alienígenas es un poco laxa y que parte de la base de que se puede conectar un ordenador humano y uno alienígena. Es absurdo, lo sé, y mi amigo Paules diría algo así como “mala ciencia”, pero no me importa. Creo que es una película redonda, organizada en fases (días), bien contada y con un final magnífico.

 

 

La secuela

Independence Day: Resurgence se estrenó en verano de 2016, y retoma los hechos de la primera película veinte años después, en un 2016 alternativo y casi utópico: la humanidad ha usado la tecnología de los extraterrestres para mejorar la calidad de vida en la Tierra y para crear un protocolo de protección frente a futuras amenazas. La exploración espacial da un salto exponencial y la unidad de las naciones es algo ya imposible de romper. Promete, ¿verdad?

Pues fue un fracaso. Empieza muy bien, pero la película empieza a torcerse en seguida. Para empezar no está el personaje de Will Smith, que era casi lo mejor de la primera. Para seguir el guión no tiene sentido, no solo por la lógica sino también porque destruye todo lo bueno que tenía la primera. La secuela no hace sino intentar imitar a su predecesora en algunos puntos e intentar superarla en otros, pero la secuela olvida que no fueron los efectos especiales ni el tamaño de las naves lo que nos cautivó. Una pena.

 


Autor del artículo: Hestor Valere
Primyr de Cartografía de Liberys
Me gusta ir a la playa y quedarme dormido durante las tormentas estelares.


Share your thoughts