Dirán las chorradas usuales, las tonterías que les da morbo; que si era la mujer más bella del cine, que si rodaron su orgasmo en una película, que si tenía falta de criterio porque dejó escapar Casablanca… Lo que la mayoría de la gente no sabe es que hoy disfrutas de WiFi en tu casa, en cafeterías y universidades gracias a Hedy Lamarr.

Un portento

Hedy dio muestras de ser una niña superdotada desde muy pequeña. Tocaba el piano a la perfección tan solo con escuchar las interpretaciones de su madre, y con 16 años comenzó sus estudios de ingeniería. Tres años después empezó a interesarse por el teatro, el cine y por las artes en general. Fue entonces cuando captó la atención de Friedrich Mandl, un magnate de la industria armamentística, quien arregló un matrimonio de conveniencia con los padres de Hedy, todo a espaldas y contra la voluntad de la ingeniera.

El encierro

Su marido era un celoso obsesivo. La enfermedad mental de aquel hombre era tal que Hedy no podía salir de la casa ni ser vista por otro que no fuera él. Tampoco podía bañarse o desnudarse sin su presencia. Su carrera cinematográfica se vio entonces interrumpida. Forzada al enclaustramiento, Hedy decidió continuar con sus estudios de ingeniería. Usó sus dotes de actriz y su afilada astucia para obtener información sobre la tecnología armamentística de la época cuando hablaba con los clientes y proveedores de su marido durante las cenas de negocios y reuniones a las que tenía que asistir forzosamente.

Hedy

Hedy Lamarr, ingeniera y actriz

Una película en la vida real

Retomada su carrera de ingeniería, con importantísimos datos armamentísticos en su cabeza y con el firme propósito de huir de aquella locura, Hedy urdió un plan. Durante su cautiverio, había mantenido relaciones con su asistenta. Administró algunos somníferos a la mujer y se disfrazó para salir de la casa, huyendo a París. De allí viajó a Londres y más tarde a Hollywood, donde reinició su vida.

Una nueva tecnología

En su autobiografía, Hedy es muy críptica en cuanto a los detalles concernientes a sus inventos. Sí se sabe que desarrolló una primera versión del espectro ensanchado. El espectro ensanchado es una técnica de modulación empleada en telecomunicaciones para transmitir en radiofrecuencia. Lo hizo en plena guerra, y en un momento en el que era muy necesaria una tecnología que permitiera adelantarse a las fuerzas del eje. Hedy también contribuyó cediendo a las autoridades de Estados Unidos la información armamentística que había recabado durante su cautiverio. El espectro ensanchado es la base para la tecnología WiFi que usamos todos los días.

 


Autora del artículo: Dana Miri
Primyr de Recursos de Liberys
Marciana, feminista y ávida lectora.