¡Hola! soy Hestor Valere, y esta semana me voy a meter con uno de los grandes titanes de la ciencia ficción: Star Trek. El vasto universo con el que estamos lidiando no es moco de pavo, así que iremos en orden cronológico. Esta semana trataremos la serie original y las películas que siguen su línea. La semana que viene continuaré con Star Trek: la nueva generación y sus subsecuentes películas, la siguiente semana iremos a por Star Trek: Voyager y la divertidísima aventura que supone. Más tarde haré una reseña de Star Trek: Espacio Profundo Nueve y la siguiente entraremos en detalle de la fallida Star Trek: Enterprise. Por último, podremos echarle un buen ojo a la recién estrenada Star Trek: Discovery.


La idea y el genio


El concepto original de la serie era simple: el futuro optimista. Dejaremos atrás las miserias y las guerras intestinas (a diferencia de lo que sucedía en la serie The Expanse), fundamos una sociedad de planetas amigos cuyo ánimo es explorar y tender puentes entre sociedades y culturas alienígenas. Hemos dejado atrás el dinero y la codicia, y ahora perseguimos metas más elevadas y altruistas. Atrás quedó el machismo, el racismo y las desigualdades sociales. Todo esto estaba en la prodigiosa cabeza de un genio llamado Gene Roddenberry…


Los protagonistas


Aunque no están todos los que son, lo son todos los que están. Si hay algo que caracteriza a Star Trek es la diversidad de sus personajes. No en vano Star Trek fue la primera serie de la historia que mostró un beso interracial.

Capitán Kirk

James T. Kirk. Nacido en Iowa. Comandante del USS NCC 1701 Enterprise: un crucero pesado de clase Constitución. La nave más moderna de la flota estelar.
James Kirk es el Jack Sparrow del espacio: un capitán con más suerte que pericia, tramposo a veces, leal y cariñoso, listo como él solo y con un gran concepto de sí mismo. Adora su trabajo, y se ha liado con más extraterrestres de piel multicolor que el mismísimo Star Lord. Entre sus habilidades especiales está darse de tortas con un gorn y shatnerizar un poco de vez en cuando.
Interpretado por William Shatner y por Chris Pine.

 

Teniente Spock

Spock es vulcano de nacimiento, y un obseso de la lógica y del pensamiento crítico. Es el primer oficial y además el oficial científico de la nave y el consejero más valorado por el capitán. A pesar de que las emociones no son lo suyo, es muy amigo de Kirk y profesa una inmensa amistad por la familia a bordo de la nave. Tras su misión de cinco años regresó a Vulcano para iniciar su ritual de Kholinar: la supresión de toda emoción posible y la entrega a la lógica absoluta. Sale mal.
Leonard Nimoy dio vida a Spock en la serie original y en las películas, mientras que Zachary Quinto deslumbró en las tres últimas entregas de la saga reiniciada con una interpretación impresionante.

 

 

Teniente Uhura

Nyota Uhura es la oficial de comunicaciones. Su increíble dominio de las lenguas vulcana, romulana, klingon y tellarita la hacen esencial a bordo de la nave más solicitada de la flota estelar, en misiones tanto diplomáticas como de alto riesgo. Ha salvado la nave más veces de las que cualquiera puede recordar gracias tanto a sus conocimientos como a su pericia y agudeza.
Uhura es interpretada por Nichelle Nichols y por Zoe Saldaña.

 

 

Teniente McCoy

Leonard “Bones” McCoy. Oficial médico en jefe. Vive en la enfermería de la nave y es un eterno entregado a su trabajo. Amigo íntimo de Jim Kirk y su objetor de conciencia. Sus ácidas discusiones con Spock hacen las delicias de todos, pero se sabe que ambos se profesan una amistad incontestable. Odia los teletransportadores, ya que mantiene que son máquinas asesinas. Tampoco le tiene simpatía a los vulcanos en general.
Bones es interpretado por DeForest Kelley y por Karl Urban.

 

 

Piloto Sulu

Hikaru Sulu es el timonel del Enterprise.
Un piloto sobresaliente, tanto al mando de la gigantesca nave como en un pequeño helicóptero de tiempos pasados. Aficionado a la esgrima.
No olviden que no es buena idea enfadarle ni llamarle pequeño.
George Takei dio vida al señor Sulu en la serie original, mientras que en la saga actual es interpretado por John Cho.

 

 


El primer episodio y la serie


Hago la distinción porque el episodio piloto de Star Trek difiere diametralmente de lo que conocemos.

La jaula

Número Uno, la verdadera protagonista del episodio piloto.

La astronave USS Enterprise está comandada por el capitán Christopher Pike, y se dirigen a una misión de reconocimiento en el planeta Talos IV. A bordo está nuestro vulcano favorito, Spock, pero nadie más que conozcamos. Este primer episodio no fue todo lo rompedor que debería haber sido, pues el primer oficial era una mujer (interpretada por Majel Barrett), y los productores consideraban demasiado increíble que una mujer llegase a tan alto rango, de modo que modificaron el guión para que fuera una androide.

 

Where No One Has Gone Before

La tripulación del USS Enterprise original

La serie cubre las aventuras de la tripulación que conocemos de la nave NCC-1701 Enterprise en su misión de exploración que les llevará cinco años. Internándose en los rincones más recónditos y desconocidos del espacio, encontrarán todo tipo de aliados y enemigos, descubrirán planetas fascinantes y entidades que no habrían imaginado ni en sus más fantasiosos sueños. En sus aventuras tendrán que esforzarse tanto por sobrevivir como por evitar romper la Primera Directiva de la Flota Estelar: hacer contacto con una especie que no ha alcanzado los conocimientos que les permite viajar por el espacio a velocidad de curvatura (Warp Speed).


Las películas


El reajuste del USS Enterprise. La nave más bonita de todas.

Star Trek I: The Motion Picture (Robert Wise, 1979)

El arco de las películas es una secuencia de acontecimientos muy interesante. Todo comienza con la llegada al sistema solar del misterioso objeto conocido como V’Ger, misión inaugural del nuevo NCC-1701 Enterprise (en mi opinión, la nave más bonita de la flota estelar, tanto pasada como futura). La película está dedicada en un gran porcentaje a la nave, haciéndola un personaje más.

 

Star Trek II: The Wrath of Khan (Nicholas Meyer, 1982)

Han pasado años desde aquel misterioso episodio, y el ya almirante Kirk se ve acorralado por un antiguo enemigo que ha tomado posesión de otro potente crucero pesado de la flota estelar y también de un proyecto científico capaz de crear un planeta entero. Tras una cruenta batalla contra el fiero Khan, Spock se sacrifica para salvar la nave (lo siento por los spoilers, pero esta película salió en 1982, tiempo has tenido). Durante el funeral deciden mandar el cuerpo sin vida del vulcano a la superficie del mundo Génesis, creado por el artefacto.


La aventura continúa


La tripulación del USS Enterprise-A

Star Trek III: The Search For Spock (Leonard Nimoy,  1984)

Star Trek: En busca de Spock, comienza con el regresao a la Tierra, con todos destrozados por la muerte de Spock. Kirk es visitado por el padre de Spock, que le solicita el cuerpo de su hijo para salvar su katra (su alma). Kirk resuelve regresar a Génesis, contraviniendo las órdenes de la flota y robando el Enterprise en una de las secuencias más impresionantes del cine de ciencia ficción. Al llegar a Génesis encuentran más problemas con unos klingons muy agresivos que buscan el mismo dispositivo que Khan.

Star Trek IV: The Voyage Home (Leonard Nimoy,  1986)

La vuelta de tuerca se produce en Star Trek: Misión salvar la Tierra (la mejor de la saga, en mi opinión): el USS Enterprise regresa al planeta azul para encontrarlo sumido en el caos. Un misterioso objeto está en órbita, alterando el clima e ionizando la atmósfera, enviando unas señales hacia los océanos, señales que no obtienen respuesta. Spock descubre que la sonda alienígena se dirige a las extintas ballenas, y resuelven viajar a 1985 para recuperar dos ballenas que les puedan contestar. Aquí termina el arco principal.


Un final agridulce


Dos películas independientes del arco principal ponen punto final a la saga, y no podían ser más dispares.

Star Trek V: The Final Frontier (William Shatner, 1989)

Star Trek: La última frontera, una aparatosa aventura (que no tiene ni pies ni cabeza) en busca de los límites del ser humano y de su relación con Dios. El desastre del guión y la pesadilla de producción que fue esta película, junto con unos efectos que no le hacen justicia a la franquicia provocaron un rechazo por parte del público que aún a día de hoy es tema de conversación.

Star Trek VI: The Undiscovered Country (Nicholas Meyer, 1991)

Kirk invita a cenar a los klingons

La última película de esta saga y de este tiempo es la maravillosa Star Trek: Aquel país desconocido, una trama política digna de las mejores novelas de Frederick Forsyth. Está ambientada en mitad de una crisis ecológica (reminiscente del accidente de Chernobyl en el 1996). Se acuerda una cumbre de naciones entre el Imperio Romulano, el Imperio Klingon y la Federación Unida de Planetas, pero las cosas empiezan a torcerse cuando se produce un atentado a bordo de una nave consular. Nicholas Meyer repitió en Star Trek con esta sobresaliente entrega, regalándonos una conclusión sin igual.

 


El reinicio


Jóvenes promesas vestidas de colores

Star Trek (J.J. Abrams, 2009)

Una película que contaba la juventud de Kirk y Spock y cómo ingresaban en la nave Enterprise… situada en una línea de tiempo alternativa a la original. Nero, un romulano cabreado del futuro siembra el caos en la federación alegando que se está vengando por la destrucción de su planeta.

Star Trek: Into Darkness (J.J. Abrams, 2013)

Su secuela, Star Trek: Into Darkness, trata sobre la aparición de un misterioso personaje, John Harrison, que pretende volver del revés los ideales de la federación y su camino hacia una guerra contra los klingon.

Star Trek: Beyond (Justin Lin, 2016)

Star Trek: Beyond explora más a la tripulación de la Enterprise al ponerlos en una situación de vida o muerte tras la destrucción de su preciada nave y posterior abandono en un planeta salvaje. Las nuevas películas añaden más acción y trepidancia a la saga, y por ello se ha granjeado muchos detractores.

 


Las naves


La nave NCC-1701 Enterprise ha sufrido numerosas variaciones y reajustes a lo largo de toda su historia. Aunque siempre se ha respetado el diseño original y el espíritu del icónico vehículo. La primera versión, de la serie original, fue actualizada para la primera película  a un diseño más moderno y que quizás es el que reconocemos en España. En el reinicio de la serie dirigida por J.J. Abrams, la Enterprise es mucho más grande (de hecho la escala es más o menos exacta en la imagen de la izquierda), aunque la línea de la nave clase Constitución es inconfundible. Para más detalles podéis echar un vistazo al canal de youtube de Junkball Media, en el que realiza revisiones de casi todas las naves del universo Star Trek, y en particular, un minucioso análisis de todas las Enterprises que han pasado tanto por la pequeña como por la gran pantalla.


Veredictos


La serie original

Ha envejecido muy mal. La naturaleza episódica de su narración puede llegar a ser tediosa. Si eres nuev@ en esto, te recomiendo que busques por internet los 10 mejores capítulos y los veas para empaparte lo justo para entender el universo en que se desarrolla.

Las películas

Son, en mi opinión, una maravilla. Existe una regla no escrita que dicen que las impares son malas frente a las pares, que son buenas, y es verdad que la primera es muy impresionante aunque se hace pesada, la segunda es una obra maestra (y que muchos señalan como la mejor de todas), la tercera es entretenida pero se nota una bajada de calidad con respecto a la anterior, la cuarta es brillante (como ya he dicho antes, es mi preferida) y destaca por romper la dinámica del resto, la quinta es la peor de todas (digna de ser condenada a las minas heladas de Rura Penthe), y la sexta es la más madura y más elaborada de todas.

Las nuevas películas

La reinvención de J. J. Abrams es una contradictoria brisa de aire fresco. Por un lado hizo que la saga ganase en popularidad, ya que las aventuras son más épicas y más impresionantes. Por otra parte, se ha perdido parte del mensaje pacifista y hopepunk de la idea original de las series primigenias. Por mi parte las disfruto bastante, aunque siempre preferiré las originales.

 


Autor del artículo: Hestor Valere
Primyr de Cartografía de Liberys
Me gusta ir a la playa y quedarme dormido durante las tormentas estelares.